viernes, 8 de septiembre de 2017

El cambio de paradigma energético en la OCDE

El otro día hablaba de las amenazas al negocio tradicional de las utilities desde el punto de vista de la atención al cliente. Una de las razones por las que la relación con el cliente se hace tan importante es porque el negocio inversor ya no es tan atractivo, en un contexto en el que la demanda ya no crece a las tasas a las que hemos estado acostumbrados durante mucho tiempo. Esto no sucede sólo con la electricidad, sino que, en los países OCDE, también se extiende a todo el sector energético. Habrá que ver por supuesto si esta tendencia se mantiene, o si también la eficiencia energética llega a saturarse, o qué pasa cuando hagan falta realmente más inversiones en producción, y si el entorno financiero y regulatorio permite recuperar estas inversiones...

2 comentarios:

Julio Eisman dijo...

Pedro, tenía entendido que la generación eléctrica está liberalizada en España, lo cual implica que las inversiones se hacen a riesgo del inversor. Las inversiones previas fueron objetos de los Costes de Transferencia a la Competencia ( CTC). Por tanto no acabo de entender la duda de que el marco regulatorio y financiero pueda permitir la recuperación de esas inversiones. Las instalaciones de generación obsoletas económicamente e innecesarias técnicamente hay que cerrarlas y achatarrarlas y la responsabilidad es del que decidió esa inversión ( o sobreinversión en muchos casos). Por supuesto, no creo que se esté planteando un rescate energético a costa de los usuarios, a semejanza del rescate bancario que no nos iba a costar nada.

Pedro Linares dijo...

Sí, claro, la inversión está liberalizada. Cuando hablo del entorno financiero y regulatorio no estoy queriendo implicar que haya que rescatar nada, al menos en generación. A lo que me refiero es a que, en un contexto de precios cada vez más volátiles y más bajos en el mercado eléctrico, el entorno regulatorio (precios máximos en las puntas, pagos por capacidad, precios suelo para las renovables, menor demanda, etc.) y el entorno financiero (fundamentalmente retracción de la inversión en tecnologías fósiles) pueden tener mucha importancia sobre qué inversiones se hacen.